Si bien todos los locales tienen su gracia, a veces me cuesta encontrar alguno que haga completamente la diferencia, y no solo en sus ingredientes al momento de montar un sándwich, si no también en lo que ofrecen en la carta. Aquí es donde llega Garage 0276 a romperla.

Comparte: