A veces me gusta salirme un poco de la dieta sanguchística y comer otras cosas que están igual de buenas. En esta ocasión fui al Tortilla Factory de Las Condes para tirarme una rica sopita tortilla, pero se me terminó dando vuelta la torti y me zampé otra cosita (que pasóóóóó).

Comparte: