Todos los días ocupo la ciclovía de Miguel Claro porque me lleva de mi casa hasta mi pega. Es perfecta. Es más, gracias a ella pasaba todos los días por la esquina de Bilbao con Miguel, donde de a poco fui viendo como construían algo. Hace poco caché que era un local de sanguches y nada. Lo estaba esperando.

Comparte: